Carrera

Descripción

La carrera de Derecho de la Universidad de Talca nació junto con la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales en 1992, constituyendo un hito relevante en la historia de la Universidad, toda vez que fue su primera licenciatura en el área humanista y la primera Escuela de Derecho creada entre Santiago y Concepción. A su vez, desde el año 2012 la carrera se imparte también en Santiago, siendo la segunda Carrera de Derecho de una Universidad pública en dicha ciudad.

Con casi tres décadas de trayectoria, la Carrera cuenta actualmente con más de 800 estudiantes en el Campus Talca y 300 alumnos en el Campus Santiago.

Orgánicamente, la Carrera es administrada por dos Escuelas, la Escuela de Derecho-Talca y la Escuela de Derecho-Santiago, cada una dirigida por un Director de Escuela, dedicado preferentemente a la gestión de los planes de formación en sus aspectos administrativos, docentes y de servicios a los estudiantes.

Modelo Educativo

En 2003 se dio inicio, como una apuesta estratégica de la Universidad de Talca, a la ejecución de un proyecto MECESUP denominado “Construcción e instalación de una visión renovada de la formación de pregrado. Rediseño y validación de los currículo de las carreras profesionales” que –entre otros aspectos– impulsó el rediseño de los planes de formación de todas las carreras de pregrado a un modelo de formación basado en competencias profesionales.

Una competencia, en la perspectiva de formación profesional en educación superior, es un saber actuar en un contexto particular, poniendo en juego los recursos personales y contextuales para la solución de un problema específico, con un proceso de reflexión sobre lo que se está haciendo.

El rediseño curricular obedeció inicialmente, por tanto, a una decisión institucional estratégica de reformulación de las carreras de pregrado al modelo de educación antedicho. La carrera de Derecho no quedó ajena a esta transformación y, previos estudios de necesidad y factibilidad, levantó un nuevo perfil de egreso y seguidamente un nuevo plan de formación.

Tras la transformación curricular (2003-2005) y la instalación de los planes de formación rediseñados (2005-2012), actualmente la Universidad de Talca se encuentra desarrollando un proceso de armonización curricular (2013-2015), concentrado en la revisión de los perfiles y planes de formación, y en la adecuación del modelo educativo a los resultados de la autoevaluación tras el egreso de las primeras cohortes rediseñadas.

Perfil de Egreso

Los estudiantes que hayan obtenido la Licenciatura en Ciencias Jurídicas por la Universidad de Talca serán capaces de representar judicial y extrajudicialmente diversos intereses para solucionar conflictos jurídicos y prestar asesoría jurídica a personas u organismos, para prevenir o dar solución a los mismos. Para ello, serán capaces de movilizar en ámbitos de desempeño profesional los conceptos dogmáticos y las categorías fundamentales de las ciencias jurídicas, los principios generales e instituciones esenciales del sistema normativo y las diversas fuentes de las principales disciplinas jurídicas.

ÁREA: FORMACIÓN FUNDAMENTAL
1. Comunicar discursos en forma oral y escrita, basándose en los recursos lingüísticos académicos para desempeñarse en situaciones del ámbito profesional.
2. Integrar equipos de trabajo desarrollando habilidades sociales y de autogestión, para potenciar la capacidad de crear valor desde su profesión.
3. Actuar con sentido ético y responsabilidad social en el ejercicio profesional con criterios ciudadanos para el desarrollo sustentable del entorno.

ÁREA: FORMACIÓN BÁSICA Y DISCIPLINAR
4. Establecer la situación jurídica y las alternativas de solución frente a un conflicto jurídico, interpretando y aplicando el derecho pertinente, a fin de quedar en condiciones de representar judicial y extrajudicialmente intereses públicos y privados.
5. Prestar asesoría jurídica a personas u organismos, dando respuesta a sus consultas conforma al ordenamiento jurídico vigente, para prevenir o dar solución a un conflicto jurídico.
6. Defender los intereses públicos y privados en el ámbito judicial, interpretando y aplicando el derecho pertinente, a través de la litigación en tribunales, para solucionar conflictos jurídicos.
7. Gestionar solicitudes ante organismos y celebrar acuerdos y contratos en el ámbito de la representación extrajudicial de intereses, para atender los requerimientos del asesorado.